12 octubre 2012

Sectas y Religiones

                       
Sectas y religiones.

El hecho religioso es una parte muy importante de la historia humana. En todas sus épocas y culturas aparece una actividad, diferente de la actividad ordinaria, mezclada generalmente con elementos "mágicos". El hecho religioso contiene una enorme variedad de formas, que toma según las diferentes épocas, culturas y situaciones en que se desarrolla. Pero contiene también una incuestionable unidad que nos permite identificar fenómenos aparentemente muy diferentes, como por ejemplo en la religiosidad del primitivo y en las complejas manifestaciones sectarias actuales.

Es preciso comprender aquello que mueve a las personas, y que las ha movido a lo largo de toda la historia, al acto religioso, y ver claramente si este movimiento es espiritual o pertenece es simplemente un error grave.

El ser humano busca refugio en las doctrinas por ignorancia, miedo y confusión. Muchas veces lo hace justo cuando la angustia le ahoga. Deja entonces de lado el verdadero trabajo que tiene encomendado en su vida, que es vivir espiritualmente, el conocerse a sí mismo, ver las causas de las circunstancias en su vida y obrar adecuadamente en ella. Entonces se desvaloriza a sus propios ojos, y deja su trabajo en manos de Dios.

Hoy, como ayer, existen numerosas sectas porque existen numerosos individuos dispuestos a transformar en realidades absolutas lo que no son más que deseos y esperanzas ignorantes. Ciegos a la razón se dirigen únicamente por las emociones. Es un hecho indudable que cuanto más limitado se encuentra el ser humano por su naturaleza animal de manera más sectaria se comporta. Toda su historia cuenta el interminable relato de las guerras entre sectas por alcanzar el poder e imponer su doctrina.

Todo grupo de individuos que se denomine a sí mismo espiritual o religioso forma una secta. Cruzadas, guerras santas, inquisición, represión, crueldad, terror... Cuánto horror en nombre de Dios. Debemos entender que es imposible crear una serie de ideales y de creencias, que siempre llevan a barreras psicológicas y físicas, y desde allí “vivir”, “amar” o realizar una auténtica labor. Lo que significa la pertenencia a estos grupos es algo que únicamente pueden ver las personas que ejercen un mínimo de inteligencia y tienen el valor y la fortaleza necesarios para ver la verdad de las cosas.

Las sectas, que son todos los grupos organizados que tienen un objetivo “espiritual”, por la fuerza de su propia naturaleza, por el poder que entregan a los ideales y a las doctrinas que las sustentan, establecen y mantienen una actitud hostil y de enfrentamiento con el resto de la humanidad, especialmente hacia otras corrientes de pensamiento. Las doctrinas son standard, inamovibles, siempre muy limitadas y llevan al fanatismo, a la violencia, a la guerra, y al dolor.

En las sectas siempre hay quienes se aprovechan de su actividad, y los lugares en donde se reúnen se impregna de una característica que les es propia y que intenta atar la consciencia de los que allí se congregan. La liturgia que realizan es un teatro, y resulta sorprendente conocer lo que piensan, lo que sienten y lo que desean los individuos que participan en esas reuniones. Es cierto que ciertos actos, con una ceremonia establecida pueden ser necesarios para el desarrollo del trabajo espiritual, pero estos actos necesitan un conocimiento y unas condiciones interiores determinadas que no alcanza el ser humano sin evolucionar.

En estos grupos existe una búsqueda de “Dios” egoísta y cruel. Buscan a Dios cuando en verdad sólo desean placeres. Se vuelven tanto más radicales y violentos cuanto mayor es el grado de fanatismo de sus miembros y, casi todos, se caracterizan por un desmesurado afán de proselitismo. La secta es inseparable del fanatismo y del proselitismo. La mente del ser humano es perfectamente permeable a determinadas influencias. Si una mente en muy poderosa puede influir sobre otras más débiles y modificarlas. En la vida existe una circulación de influencias síquicas que pueden alterar las formas de pensamiento y las ideologías de las personas.

Una creencia es más o menos fuerte dependiendo de la intensidad de la fe que el individuo tiene en ella. En la mayoría de los seres humanos, el despertar de las facultades intelectuales va planteando interrogantes que minan de dudas sus convicciones anteriores. La energía psíquica que sirve de propulsión a todo pensamiento, se escapa, en este caso, por los agujeros de la duda y llega con escasa fuerza a otras mentes.

Pero el caso del fanático es distinto. Este aún no tiene despiertas sus facultades intelectuales y carece de todo discernimiento. Ha "aceptado" una verdad y, puesto que carece de dudas, la proyecta con toda su energía, causando una impresión considerable en otras mentes, particularmente en aquellas de características similares a la suya, que se limitan a aceptar la nueva "verdad" y se convierten pronto en transmisores de ella. Esta es la razón por la que el fanático resulta un proselitista eficaz, y esto explica también el rápido crecimiento de las sectas más dogmáticas y radicales.

Cuando se producen contribuciones al conocimiento por parte de personas con convicciones religiosas, normalmente suceden a pesar de la doctrina que profesan y, muchas veces, lo tienen que pagar caro. A las sectas y a sus doctrinas profesadas no les interesa el conocimiento de la verdad, sino solamente aquello que les permite justificar el dogma de sus creencias para poder perpetuarse. En un nivel más personal, los seres humanos nos afirmamos convenciendo a los demás de nuestras ideas, porque estamos convencidos que cuantos más seamos nuestra verdad será más verdad. Si el conocimiento presentado se adecua a nuestros intereses los aceptamos y los apoyamos. Si no, los repudiamos y excomulgamos, torturamos y separamos a los responsables, cuando no los exterminamos. La religión, las sectas, las creencias y las doctrinas son únicamente una historia de intereses y de intransigencia.

Al fin y al cabo, la diferencia entre secta y religión reside únicamente en el número de adeptos. Cualquier doctrina parece que posea mayor verdad cuando está establecida y es mayoritariamente aceptada, pero no olvidemos que todas las grandes “religiones” extendidas en occidente fueron, en su día, grupos de marginados a quienes el tiempo, el pacto, y el proselitismo, entre otros factores, las llevaron al lugar que hoy ocupan. Muchas aún conservan vivo, en parte, el espíritu radical sectario de los primeros tiempos, aunque en la medida en que se ha hecho fuertes y estables han aumentado también su grado de tolerancia y disminuido su radicalidad.

Muchas sectas aconsejan o establecen el celibato. El celibato es bueno, e incluso necesario, cuando una persona se desenvuelve en determinados niveles de conocimiento. Pero este conocimiento no se encuentra generalmente al alcance de estos grupos doctrinarios. Esto conduce a quienes siguen estas doctrinas a un punto de confusión y de miedo, y todo lo bueno y adecuado que podrían obrar en sus vidas lo dejan de hacer para obrar lo contrario, la equivocación, el mal, y “desperdician” el tiempo de sus vidas en ello. Muchas de estas personas se complacen morbosamente en el contacto de niños y de jóvenes, cayendo en la pederastia, y todo esto motivado por razones que ni ellos mismos comprenden, pero que son sencillas de explicar cuando se ve la verdad.

Los maestros no existen, nadie puede decir que sea un maestro. La vida es infinita y eterna, y el aprendizaje sobre ella, sobre uno mismo, también lo es. Todos los seres vivos somos aprendices, unos en un grado y otros en otro, y a medida que avanzamos por el camino espiritual, por el camino de la misma vida, vamos viviendo progresivamente la plenitud.

El trabajo espiritual es una labor personal, siempre se debe realizar a partir de las circunstancias concretas de la propia realidad, desde la verdad, pero jamás desde la doctrina o enseñanza general que ofrecen las sectas. Cada persona debe encontrar su propia verdad, no la de otros. Tendrá que transcurrir todavía algún tiempo antes de que la humanidad evolucione y supere las concepciones sectarias. Es necesario que los seres humanos aprendamos a tomar la iniciativa en lo que respecta a ver la verdad, a conocer la propia realidad. Tenemos que aprender a pensar, a sentir y a obrar adecuadamente en las dificultades y entresijos que trae consigo la vida. Pero no debemos ser esclavos de nada, ni siquiera de un dogma.

No podemos encontrar a Dios dentro de ningún movimiento religioso, creencia, fe o credo. La creencia es una negación de la verdad, la creencia impide ver la verdad. Creer en Dios no es encontrar a Dios, porque en realidad Dios es lo desconocido, y nuestra creencia o no creencia en lo desconocido es una mera proyección de nuestra mente y de nuestro pensamiento y, por lo tanto, no es real.

Los seres humanos creemos porque eso nos brinda satisfacción, consuelo, esperanza y decimos que da sentido a nuestra vida. La creencia tiene en realidad un significado mas bien escaso, porque creemos y explotamos al prójimo, creemos y matamos, creemos en un Dios universal y nos asesinamos entre nosotros. Los seres humanos que dicen que creen en Dios han destruido la mitad del mundo y la otra mitad sufre y padece. A causa de la intolerancia religiosa existen las divisiones entre creyentes y no creyentes, y esto conduce a las guerras de religión.

La creencia en Dios no puede ser un buen incentivo para que el ser humano sea y viva mejor. El único incentivo tiene que ser vivir espiritualmente. Si esperamos algún beneficio significa que no nos interesa vivir espiritualmente, sino que sólo nos interesa beneficio. El interés personal, la búsqueda del beneficio propio, puede ser de muchas y diferentes clases, y por ellos nos enfrentamos violentamente unos con otros. Pero si vivimos juntos, espiritualmente, no porque creamos en Dios, sino porque somos conscientes y obramos adecuadamente, entonces compartiremos enteramente los medios de producción con el fin de producir cosas necesarias para todos. Por falta de inteligencia aceptamos la idea de una superinteligencia a la que llamamos "Dios". Pero la idea de este "Dios", esta superinteligencia, no va a brindarnos una vida mejor. Lo único que conduce a una vida mejor es la espiritualidad, que es inteligencia, y no puede haber ni espiritualidad ni inteligencia si hay creencias, si hay divisiones de clase, si los medios de producción están en manos de unos pocos, si hay nacionalidades independientes y gobiernos soberanos.

Prácticamente todas las personas creen, y han creído a lo largo de toda la historia, de diferentes maneras, pero las creencias carecen de cualquier realidad. La realidad es lo que uno es, lo que hace, lo que piensa, y toda creencia en Dios y todo hecho religioso es una simple evasión de la vida monótona, necia y cruel. Más aún, la creencia divide invariablemente a las personas, ahí están el hindú, el budista, el cristiano, el comunista, el socialista, y así sucesivamente. La idea, la creencia divide, jamás une a las personas. Se pueden llegar a juntar unas cuantas personas con un mismo ideal y formar un grupo, pero ese grupo se opone siempre a otro grupo. Las ideas y las creencias son separadoras, desintegradoras y destructivas. Por lo tanto, la propia creencia en Dios está, de hecho, extendiendo la desdicha por el mundo. Aunque nos haya aportado momentáneamente consuelo, en realidad nos trae más desdicha y destrucción en forma de hambre, guerras, divisiones de clase y acciones despiadadas. Así, pues, nuestra creencia carece totalmente de valor. Si realmente viéramos a Dios, si vivir en Él fuera para nosotros una experiencia real, entonces viviríamos espiritualmente y nuestras obras serían adecuadas.

Dios no es la palabra, la palabra no es la cosa. Para conocer aquello que es inconmensurable, que no pertenece al tiempo, la mente tiene que estar libre del tiempo, lo cual significa que la mente tiene que estar libre de todo pensamiento, de todas las ideas acerca de Dios. En realidad no sabemos nada acerca de Dios o de la Verdad. Todo lo que sabemos son palabras, las experiencias de otros o algunas experiencias más bien vagas. Eso, con seguridad, no es Dios, no es la realidad; eso no está fuera del ámbito del tiempo. Para conocer aquello que está más allá del tiempo debemos comprender el proceso del tiempo, que es el pensamiento, el proceso de llegar a ser algo, la acumulación de conocimientos. Este es todo el pasado de la mente; la mente misma es el pasado, tanto la consciente como la inconsciente. La mente debe estar libre de todo lo conocido, lo cual significa que debe estar por completo en silencio. Pero la mente que logra el silencio como un resultado, como consecuencia de una acción determinada, de la práctica, de la disciplina, no es una mente silenciosa. La mente forzada, dominada, moldeada, encuadrada y mantenida en silencio, no es una mente serena. La serenidad sólo llega cuando comprendemos el proceso del pensamiento en su totalidad, porque comprender su proceso es darle fin y al cesar el proceso del pensamiento empieza el silencio.

Sólo cuando la mente está en completo silencio, tan sólo entonces puede llegar lo desconocido. Lo desconocido no es algo que la mente pueda experimentar, sólo puede vivirse en el silencio, nada más que en el silencio. Si la mente experimenta algo que no sea en el silencio no hace más que proyectar sus propios deseos, y una mente así no está en silencio. Mientras la mente no esté en silencio, mientras el pensamiento en cualquier forma, consciente o inconsciente, esté en movimiento, no puede haber silencio. El silencio es la liberación del pasado, de los conocimientos, de los recuerdos; y cuando la mente está silenciosa del todo, inactiva, cuando en ella reina un silencio que no es producto del esfuerzo, sólo entonces lo atemporal, lo eterno, puede surgir. Este estado no es un estado para recordar, porque no hay entidad alguna que recuerde, que experimente.

Por lo tanto, Dios, la verdad, o como queramos llamarle, es algo que se crea de instante en instante, y sólo puede vivirse en un estado de libertad y de espontaneidad, no cuando se disciplina la mente de acuerdo a una norma o un dogma. Dios no es una cosa de la mente, no surge mediante la proyección de uno mismo y sus deseos. Sólo llega cuando se vive espiritualmente y se es verdaderamente virtuoso. Espiritualidad es ver la realidad de la propia verdad y obrar adecuadamente. Eso es virtud, y ver y enfrentarse adecuadamente con el hecho supone entrar en un estado de bienaventuranza. Sólo cuando la mente está dichosa, serena, sin ningún proceso de sí misma, sin la proyección del pensamiento, sólo entonces se manifiesta lo eterno.

El ser humano vive en la insatisfacción, el dolor y la ignorancia y, para huir de ello toma vías de escape en su búsqueda de satisfacción. Con este deseo de placer y rechazo del dolor el ser humano recorre la Tierra entera, buscando y rechazando, intentando la satisfacción de los sentidos con los objetos creados por la mente y la sensualidad.

Como no existe ningún deseo en esta Tierra que satisfaga profunda y verdaderamente, se busca a Dios, la eterna satisfacción. Aquí nace el hecho religioso, ahora y en toda la historia. Y si tomamos este camino sólo encontraremos dolor, sufrimiento e insatisfacción. Nos daremos cuenta que hemos invertido nuestros días y nuestro tiempo para encontrarnos únicamente en ese mundo tras cuya fachada alucinante sólo vive la nada. Al final de ese camino emprendido, siempre se encuentra uno sólo consigo mismo, caído, sucio y agotado, debiendo de nuevo emprender sus pasos. Es del todo necesario aprender a vivir espiritualmente, a caminar por el sendero de la Luz.

0 comentarios:

Seguidores

Etiquetas

“sistemas de vibración ultrasónica” 3D 40% Proteina 432 Hz a delgazar. Abraham Achillea millefolium acidez ácido Ascórbico Acido Fosforico ácidos acne acto sexual ADN Adobe Adobe y cañas afinidad espiritual África Oriental AGRICULTURA agua Agua de calidad agua de mar Ajo de oso Albert Einstein alcalino alegría de la montaña alimentacion alimentos sanos ALIVIA IRRITACIONES amarilos ambar Ambiente Amenorrea aminoácidos Antártida anti-inflamatoria Anti-inflamatorio antiautoritario antibacterianas Antibióticos anticonsumista antidoto antiespasmódicas antiespasmódico Antioxidante antioxidantes antiseptico antitérmico APERTURAS POLARES Aquamaris Aristóteles armadillo armas nucleares. arroz artritis asma nervioso azucar azul Balas de paja Bambú bebé azul Beneficios Biblia BICARBONATO DE SODIO Bienvenida bioflavonoide BIORESONANCIA DE LUZ Y SONIDO.EL SONIDO Y LA LUZ AYUDAN A TU SALUD Bobina Transformadora Tesla Buda cabras calcio campo energético cancer cáncer canguros capullo de vibracion carbon vegetal Carcinoma de tercio inferior de esófago Cardo Santo carminativas cataclismo CD chakra chakras cicatrisante cicatrizantes ciencia cimática cine internacional Cirrosis hepática Claude Bernard Cob coca cola coleréticas colesterol columna vertebral combustible comestible COMEZÓN computación cuántica conocimiento conocimientos contra la artritis contracultura CONTRALMIRANTE BYRD creencias nacionales creencias políticas creencias religiosas criptografía cuántica cuerpo astral cuerpo fisico cuerpo físico cuerpo fluídico cuerpo siquico Dameon Keller daños celulares deidades holográficas deshidratación desintoxicar DESNUTRICIÓN DESPRENDIÉNDOSE DEL CUERPO diabetes Diabetes Mellitus de difícil manejo Diabetes tipo I de difícil manejo dic. del 2012 Dilenia Dina dinero Dios Dispensarios Marinos Dolor de muelas Dolores de cabeza doradoindigo o turquesa drogas DVD Edgar Allan Poe el continente de Mu El fruto proibido EL PRIMER HOMBRE EN LA TIERRA el sida electrólisis energía Energía física enfermedades respiraratorias ensalada espiritual Estados Unidos estatuas de la isla de pascuas estética estilo de pelo estimular el aparato digestivo estreñimiento Europa evacuacion evolucion excelente fauna federacion galastica femenino o masculino Fiebres intermitentes Física cuántica fraude frecuencia muy especial frecuencias sonoras Friedrich Nietzsche frutas galaxia GANADERÍA Gastritis girasoles glandula pineal glándulas endocrinas glutathione Gomorra gota Gran Pirámide grasas guerra guerra de vietnam guerra nuclear H2O hacer llover Hebra Hebreos hemiplejía hemorragias nasales hemorroides Henry Ford Heridas profundas y gangrenadas hidrógeno hierro higado hippismo homosexual hongos de los pies icebergs iglesia catolica romana imagenes Infecciones infecciones digestivas inflamacion Inflamaciones INFLUENCIA DE LOS COLORES insomnio intuición invasión extraterrestre iodo Irak Jesucristo John S. Kanzius Jorge Luis Borges Joseph Goebels judios La autoridad la causa de todas las enfermedades La Isla de Pascua LA LUZ SOLAR Y LOS COLORES la tierra LA TIERRA ES HUECA Laikoti Laureano Alberto Domínguez legalización Lemuria Levia Ley de la Constancia Ley Universal llanten los políticos Louis Pasteur magnesio Mahatma Gandhi maiz malestar estomacal mamut manifestación masiva Manifestante ofreciendo una flor a un policía militar manzana de elefante maquina del tiempo marihuana marte Mayas Medicinal MEDIO AMBIENTE medios naturales Mejorana menta poleo Mentha pulegium) Migraña milenrama mineral mineralización Moises motor de rayos cósmicos mundo interior NASA Naturaleza nave espacial naves voladoras nerviosismos neurótico NIKOLA TESLA nitrógeno no-violencia nocivos Nuestra supuesta “civilización” nuevos valores nutrición octavas Oklo Olea europea olivo orégano orgánico organización órganos sexuales ortiga verde ósmosis inversa Otto Heinrich Warburg oxígeno Palantius para los dientes manchados Paulo Coelho paz pelitos Cilia periodistas perros petroleo PETRÓLEO PH piramides placer sexual planeta Arèmo X3 planeta Bakaratini planetas plantas Platón Poderoso cicatrizante natural Por qué los indios se dejaban el pelo largo potente vulnerario problemas digestivos problemas renales propiedades de anticolestero protesta psicoesfera psicología quemaduras quien fue Cristo quimioterapia racismo rayos cósmicos raza china Reactor nuclear antiguo reducir la presión arterial religiones Rene Quinton resistencia Reumatismo revolución riñones Robanan rojo rosa sacerdotes sales minerales y vitaminas Salicornia salinos saludable saturnismo Seawater Foundation sistema circulatorio sistema respiratorio SISTEMA SOLAR sobrenaturales sociedad sociedad consumista sodio Sodoma solitones sorgo Stanley Meyer Stephen Hawking supersticiones supervivencia humanas sustancias mineralizadas tapioca te verde técnicas antigravitacionales tecnologia Thao Thiaooba Thiaoouba Thomas Edison tomate transmisión inalámbrica de corriente eléctrica Triangulo de las bermudas trigo tumor cerebral maligno diseminado Tumores y cancerosos Unión Soviética Universo uranio mineral desde Gabón veneno verdad verde Verdolaga vieje astral vietnam violeta virus vitalidad vitaminas A y C viviendas vivir espiritualmente Voltaire vuelo ártico del 19 de Febrero de 1947 William Shakespeare Yahve